Cirugía de mentón

Mentoplastia o Feminización del Mentón

Los mentones masculinos son típicamente cuadrados y anchos, mientras que los mentones femeninos son más angostos, terminados en punta y con menor proyección. A fin de lograr una armonía facial femenina completa, el cirujano evalúa el rostro de la paciente determinando la manera más eficaz para lograr su feminización, aplicando la técnica más adecuada en cada caso en particular.
Para acceder a los huesos del mentón, el cirujano realiza un corte en la encía inferior, lo que evita que queden cicatrices visibles

Reducción del mentón

A continuación se presenta a manera de ejemplo, tres de los casos con las características más frecuentes:
Primer caso:
Para las pacientes que presentan una gran prominencia tanto en el ancho como en la altura del mentón, será necesaria y recomendable una reconstrucción total del mentón, procedimiento por el cual el cirujano extraerá parte hueso del mentón cortara y retirara el excedente haciendo mas pequeño y lo volverá a colocar ya sea desplazándolo hacia adelante o en caso contrario retrocediéndolo cualquiera será el caso de la paciente. Los huesos del mentón son unidos con miniplacas de titanio que aseguran su solidificación y cicatrización
Segundo caso:
Para lograr un mentón armoniosamente femenino, algunas pacientes requieren únicamente que se les realice un fresado o raspado de los bordes del hueso para afinarlo.

Tercer caso:

Hay pacientes que carecen de proporción facial adecuada, la que es causada por la falta de proyección del mentón, en este caso se les coloca una pequeña prótesis, la cual les dará una femenina y armoniosa proyección hacia adelante.
Anestesia hospitalización y recuperación:
Para este tipo de intervención es necesario aplicar anestesia es general, siendo la hospitalización de un día. Una mentonera te acompañara unos días para evitar que los tejidos blandos se muevan y puedan cicatrizar de manera conveniente. La higiene bucal será fundamental para prevenir infecciones. Durante los primeros días, será visible la hinchazón y el entumecimiento del mentón, el cual también tendrá poca sensibilidad durante las primeras semanas posteriores a la intervención. Otra molestia será la ocasionada por la hinchazón del labio inferior, lo que dificultará el habla, todas estas molestias son derivadas del proceso inflamatorio, el cual irá evolucionando con el transcurrir de los días. Una semana después te encontrarás en disposición de incorporarte a tus labores habituales. Los resultados finales de esta cirugía se aprecian luego de 5 meses.

Complicaciones:

– Infecciones producidas por ingesta incorrecta de los antibióticos prescritos por el médico.
– Asimetrías, las cuales son poco probables y corregibles si la intervención la realiza un médico adecuado.
– Alteraciones de la sensibilidad en la región del mentón.
– Reacciones adversas a la anestesia.
Todos los pacientes pasan por un proceso pre-quirúrgico durante el cual se le somete a pruebas tales como:
– Análisis completo de sangre y orina, exámenes radiológicos, cardiológico, neumológicos, entre otros, lo que reduce la posibilidad de que se presenten complicaciones durante la intervención y de manera posterior a ésta.